Reproducción de los monos

El proceso de reproducción está lleno de rituales para los monos, aunque estos rituales dependerán de las especies. Por lo general, maduran entre los 4 y 5 años de edad y las hembras son atraídas por los machos más grandes y fuertes. Estos serán los machos líderes del grupo, y los únicos que se reproducirán dentro de este.

mono-de-vervet-con-criaPor ello, puede haber muchos conflictos en un grupo de monos, los machos pueden luchar entre sí por ser dominantes, pueden salir de un grupo y crear el suyo propio. Un macho solitario puede desafiar al líder de un grupo determinado y luego tomar el relevo si termina vencedor. En caso de que ocurra, una de las primeras cosas que hará el macho vencedor es matar a todos los jóvenes, pues quiere a las hembras listas para aparearse con él y sabe que desasiéndose de los jóvenes será más probable que lo hagan.

Cuando un grupo de monos lucha por encontrar suficientes alimentos o refugio, como mecanismo natural las hembras dejaran de estar en celo. Y no comenzarán a aparearse de nuevo hasta que exista una alimentación y refugio adecuado y disponible. Razón del porque es tan difícil lograr un aumento en las poblaciones de monos.

La madurez puede variar entre las distintas especies de monos, sólo un puñado de ellos aparea dentro de los primeros dos años de vida, y son a menudo las especies más pequeñas. La mayoría varia de 4 a 8 años de edad y las hembras de cualquier especie tienden a madurar aproximadamente un año antes de lo los machos.

Una vez que se ha producido el apareamiento, aproximadamente 160 días después nace la cría. Es muy raro tengan gemelos, pero sucede de vez en cuando en la naturaleza, y un par de especies siempre tienen gemelos.

Los monos sólo dan a luz cada dos años, son excelentes cuidadores de sus crías y las hembras a menudo trabajan unidas para cuidar de ellos. Los machos suelen arrimar el hombro, e incluso son vistos jugando con las crías. En muchos grupos de monos, los jóvenes heredarán la jerarquía social que sus madres.

Estos monos jóvenes pasan mucho tiempo en las espaldas o en los brazos de sus madres, quien los mira con adoración al igual que los seres humanos hacen con sus hijos. Ella pondrá su propia vida en peligro para proteger a sus crías, y se les puede ver jugando, nutriéndola, y riéndose juntos.

La socialización es parte importante del proceso de aprendizaje para los monos, y los monos jóvenes aprenden en abundancia a través de la observación. Son animados por sus madres para realizar llamadas, encontrar alimento, y jugar. También pueden ser regañados por malos comportamientos y aprender sobre los límites, como los humanos con sus propios hijos.