Especies de monos

Hay más de 260 especies de monos en el mundo. Se derivan de los primeros primates que existieron hace millones de años, aunque no existe suficiente información acerca de la evolución para decir con certeza como esto sucedió.

Los monos varían en tamaño, desde aproximadamente sólo 4 onzas a los que pesan hasta 77 libras. No se entiende completamente todo lo que ha ocurrido con la evolución para permitirles a los monos ramificarse en tantas direcciones, aunque hay información que indica que existen hace más de 50 millones de años.

titi pigmeo en la hoja de un árbol

El mono es un animal muy adaptable, y prosperan bien en variedad de entornos, son capaces de vivir en los árboles o en el suelo, en función de las distintas especies. También son capaces de consumir gran variedad de alimentos. Para la mayoría de especies, las frutas constituyen la mayor parte de su dieta, aunque muchos de ellos también consumen insectos.

Casi todas las especies de monos son sociales, de hecho, se desarrollan estando juntos y no lo hacen bien en cautividad si están aislados. Esto puede hacer difícil el hecho de mantenerlos pues, la mayoría de los parques zoológicos y otros establecimientos no cuentan con los fondos o el espacio para mantener a un gran número de estos primates en un área determinada.

La jerarquía que se desarrolla entre los grupos sociales es muy interesante, esto les permite mantener el orden y, como en muchas de las especies de monos, es una hembra la dominante. También existe la posibilidad de que la descendencia herede la posición social de las madres.

La comunicación es un elemento clave en sus grupos, usan variedad de llamadas, clics, y charlas para comunicarse efectivamente. Pueden tener conversaciones sencillas y acaloradas discusiones, y hasta de advertencia de peligros. Muchos expertos creen que los grupos pueden desarrollar su propia versión única de un idioma también, entonces sonarán diferentes de otros grupos de la misma especie de mono.

Para la mayoría de las especies de monos la reproducción puede tener lugar en cualquier momento del año. Aunque lo más probable es que se apareen cuando existe abundante comida alrededor. Cuando no son capaces de conseguir bastante alimento dejarán de criar para ayudar a controlar la población. Normalmente sólo nace una o dos crías a la vez en la mayoría de las especies, aunque los más pequeños son más propensos a tener gemelos.

Son muy buenos en el cuidado de sus jóvenes. Les nutren, enseñan, e incluso reprenden al igual que los niños reales. Estos pequeños monos son juguetones, curiosos, e incluso se molestan el uno al otro a veces. Dependiendo de las especies se quedarán en el grupo de por vida o se irán cuando llegan a la madurez.

Los monos son muy inteligentes y tienen un cerebro grande, son capaces de resolver problemas y utilizar sus mentes de manera misteriosa. Son capaces de utilizar herramientas para crear sus nidos, beber agua, e incluso para defenderse. Pueden utilizar piedras o palos como herramientas en el acceso a los suministros de alimentos.

La mayoría de las especies de monos no tienen demasiados problemas con los depredadores. Pueden tener algunos problemas con los pájaros, les grandes gatos, hienas, y más, sin embargo, los seres humanos siguen siendo la mayor amenaza para ellos. Muchos de ellos son consumidos, vendidos ilegalmente para las pruebas de laboratorio o como animales de compañía.

Debido a que los humanos destruyen el hábitat natural de los monos, muchas de las especies poseen números peligrosamente bajos, y existe una buena probabilidad de que no sean capaces de sobrevivir durante mucho más tiempo. Incluso con los esfuerzos de conservación todavía será una batalla muy dura de ganar.